Llenado de barricas: una entrada triunfal

No Tags | Tonelería Murua

La barrica es, posiblemente, el mejor recipiente que puede existir para albergar un vino durante las primeras fases de su vida. En la barrica se producen las decantaciones naturales más respetuosas con el vino; desaparece cualquier problema de reducción propiciado por la falta de respiración del  vino y es donde puede alcanzar ese plus de calidad organoléptica que ningún otro recipiente le aporta.

 

Para el vino recién salido de un depósito de fermentación, la barrica será su nuevo, cálido y acogedor hogar durante muchos meses. Por ello, antes de instalarse de forma definitiva, deberá encontrarla reluciente y bien preparada para recibirle como merece.

 

En Tonelería Murúa no solo fabricamos barricas de forma artesanal desde hace dos siglos, sino que aconsejamos a profesionales de la enología sobre cómo prepararlas para este momento tan decisivo, como es el llenado.

 

¿Cómo debe almacenarse una barrica y cómo ponerla a punto?

 

Una vez que la barrica nueva ha llegado a la bodega, nuestros maestros toneleros aconsejan mantenerla en su embalaje original hasta su uso. El almacenamiento deberá realizarse en una sala donde exista ausencia total de corrientes de aire y de luz solar directa.

 

También se recomienda que tenga poca luminosidad, una humedad relativa en torno a 75-80% y una temperatura de entre 15 y 20 grados centígrados.

 

Llegado el momento de su utilización, deberá seguirse una serie de instrucciones:

 

  • Colocar la barrica sobre un durmiente horizontal con la boca hacia arriba.
  • Llenar la barrica con 25-30 litros de agua caliente a 70-80 grados.
  • Mover la barrica hacia los lados tumbada y girarla.
  • Levantar la barrica y moverla por los dos fondos.
  • Dejar la barrica vertical durante 12 horas en un fondo.
  • Voltear y dejar la barrica 12 horas sobre el otro fondo.
  • Finalmente, vaciar la barrica pasadas 24 horas.

Puesta a punto de barrica murua

 

Y para que quede aún más claro, podemos ver el paso a paso en el siguiente vídeo:

 

 

El llenado se deberá realizar con la barrica totalmente limpia y seca, y también es importante que el vino introducido llene completamente la barrica.

 

Todo lo que ocurra desde este momento será decisión del enólogo responsable. Por ello, en Tonelería Murúa mantenemos una estrecha relación con los profesionales de cada bodega, ya que deberán transmitirnos sus preferencias a la hora de perfilar las características y rendimientos de cada barrica.

 

También colaboramos con universidades y centros tecnológicos a través de nuestro Murúa Hub, un espacio de investigación y aprendizaje para desarrollar líneas de investigación que aseguran mediante datos analíticos el saber hacer que caracteriza esta Tonelería.

 

En el caso de la crianza del vino, hemos desarrollado estudios tales como el diseño y desarrollo de sistemas híbridos de madera-plástico para fermentación y maduración de vino; la influencia de la tonalidad del roble americano en la crianza del vino o el estudio sobre variedades blancas en diferentes tipos de madera, entre otros que puedes consultar en nuestra sección Murua Hub.

 

La relación estrecha con los profesionales de la enología, junto con nuestra experiencia y vocación innovadora son señas de identidad de Tonelería Murúa, barricas riojanas que brillan en el mundo desde hace dos siglos.

NOS ENCONTRARÁS EN NUESTRA NUEVA DIRECCIÓN DE TONELERÍA MURÚA: AVDA LENTISCARES 35, 26370 NAVARRETE, LA RIOJA.


Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.